Entradas

El lobo no es responsable de la despoblación del medio rural

Reclamamos que las Organizaciones Profesionales Agrarias dejen de hacer demagogia con el lobo

La aprobación de la inclusión del lobo ibérico en el listado de especies silvestres por parte de la Comisión Estatal para el Patrimonio Natural y la Biodiversidad está siendo cuestionada por diversos partidos políticos y OPAs. Estas entidades están llegando a decir que el lobo es un problema para la ganadería extensiva, que tienen ayudas insuficientes o incluso que es responsable del despoblamiento rural. Respecto a todo lo anterior queremos manifestar:

  • El lobo no es responsable del despoblamiento rural. Esto es un fenómeno que sucede desde los años 40 y 50 del siglo pasado, por la falta de oportunidades en el territorio. Las soluciones a esta situación pasan por plantear nuevos modelos de desarrollo que tienen que basarse en el aprovechamiento racional y ecológico de los recursos de cada área.
  • El Gobierno de La Rioja se ha gastado más de 120.000 euros en 12 rediles para proteger al ganado en las Siete Villas y el Alto Iregua, que en la mayoría de los casos ni se utilizan. En casi todos los casos se emplearon fondos FEADER para construirlos.
  • La administración ha invertido en el año 2019 en el Proyecto de construcción de accesos a los MUP nº41 de Mansilla, nº36 de Canales de la Sierra y nº56 de la Mancomunidad de Villavelayo (La Rioja) más de 138.757,16 euros, siendo una de las finalidades: “Para poder reconstruir la cabaña ganadera de Las Cordachas destinada a ganado ovino que permita prevenir los daños producidos por el lobo. También tendrá utilidad para la lucha contra incendios forestales y otros usos”. A esto tendríamos que sumar otros caminos realizados con anterioridad.
  • A esto debemos añadir las ayudas que reciben de la PAC los 37 ganaderos de las Siete Villas que ascienden a cerca de 1,25 millones de euros, de los cuales 250.000 euros están destinados a medidas agroambientales como compatibilizar lobo y ganadería.
  • Y podemos sumar también otras ayudas de la PAC como las destinadas a naves ganaderas, a las cuales tienen tanto derecho estos ganaderos como los restantes de La Rioja.
  • Además, un solo lobo (o perro), puede causar miles de euros de daños en el ganado desprotegido. Por lo tanto, sólo hay dos alternativas para evitar los ataques: o se extingue totalmente a los depredadores, o se protege el ganado. Y dado que la primera alternativa es un desastre ecológico, además de ser ilegal y anticonstitucional, la única alternativa seria que queda es la vigilancia constante del ganado, para lo cual, los ganaderos nos tendrán siempre a su lado para exigir conjuntamente a las administraciones que cumplan su deber de ayudar a que no sean los productores los paganos de la conservación de nuestra biodiversidad.
  • También queremos recordar que es más que probable que durante los próximos diez años lleguen de forma natural a La Rioja otras especies de grandes carnívoros, como el lince ibérico, el lince europeo, el oso pardo, el chacal dorado y el águila imperial ibérica, que se sumarán a las águilas reales y lobos ibéricos que ya tenemos. El tener implementado para entonces un sistema efectivo de protección del ganado extensivo, nos permitirá poder recibir de vuelta a estos antiguos habitantes de los campos riojanos, sin necesidad de aumentar las pérdidas en la cabaña ganadera.

Por todo ello, esperamos que las OPA’s se reúnan con nosotros y las consejerías implicadas en la siguiente mesa del lobo, donde presentaremos, escucharemos y debatiremos honestamente propuestas serias, con el objetivo de conseguir por fin una sierra con lobos y ganaderos.

En Logroño, 8 de febrero de 2021

El lobo no es responsable de la despoblación del medio rural

Reclamamos que las Organizaciones Profesionales Agrarias dejen de hacer demagogia con el lobo

 

La aprobación de la inclusión del lobo ibérico en el listado de especies silvestres por parte de la Comisión Estatal para el Patrimonio Natural y la Biodiversidad está siendo cuestionada por diversos partidos políticos y OPAs. Estas entidades están llegando a decir que el lobo es un problema para la ganadería extensiva, que tienen ayudas insuficientes o incluso que es responsable del despoblamiento rural. Respecto a todo lo anterior queremos manifestar:

  • El lobo no es responsable del despoblamiento rural. Esto es un fenómeno que sucede desde los años 40 y 50 del siglo pasado, por la falta de oportunidades en el territorio. Las soluciones a esta situación pasan por plantear nuevos modelos de desarrollo que tienen que basarse en el aprovechamiento racional y ecológico de los recursos de cada área.
  • El Gobierno de La Rioja se ha gastado más de 120.000 euros en 12 rediles para proteger al ganado en las Siete Villas y el Alto Iregua, que en la mayoría de los casos ni se utilizan. En casi todos los casos se emplearon fondos FEADER para construirlos.
  • La administración ha invertido en el año 2019 en el Proyecto de construcción de accesos a los MUP nº41 de Mansilla, nº36 de Canales de la Sierra y nº56 de la Mancomunidad de Villavelayo (La Rioja) más de 138.757,16 euros, siendo una de las finalidades: “Para poder reconstruir la cabaña ganadera de Las Cordachas destinada a ganado ovino que permita prevenir los daños producidos por el lobo. También tendrá utilidad para la lucha contra incendios forestales y otros usos”. A esto tendríamos que sumar otros caminos realizados con anterioridad.
  • A esto debemos añadir las ayudas que reciben de la PAC los 37 ganaderos de las Siete Villas que ascienden a cerca de 1,25 millones de euros, de los cuales 250.000 euros están destinados a medidas agroambientales como compatibilizar lobo y ganadería.
  • Y podemos sumar también otras ayudas de la PAC como las destinadas a naves ganaderas, a las cuales tienen tanto derecho estos ganaderos como los restantes de La Rioja.

Por lo tanto, no podemos admitir que los ganaderos de zonas con lobo y las OPAs sigan con el discurso victimista que están exhibiendo. Reclamamos una revisión de todas las ayudas e indemnizaciones por “supuestos ataques del lobo” garantizándose en todo momento la coexistencia del ganado y el lobo.

En Logroño, 8 de febrero de 2021

Más de 1000 ciudadanos firman una petición para pedir la suspensión de las autorizaciones de caza fuera del período hábil en unos pocos días

Durante el período 2015/6 a 2018/9 se han matado cerca de 10.000 zorros

El Gobierno de La Rioja mediante la Orden STE/14/2020, de 16 de abril, de la Consejería de Sostenibilidad y Transición Ecológica, por la que se modifica la Orden AGR/28/2019, de 24 de junio, de la Consejería de Agricultura, Ganadería Y Medio Ambiente, por la que se fijan las limitaciones y períodos hábiles de caza en la Comunidad Autónoma de La Rioja para la temporada cinegética 2019-2020 y las autorizaciones que está otorgando permite la caza de conejos, corzos y jabalís.

Parece mentira que nos encontremos en pleno periodo de confinamiento, aunque ahora estemos en fase de desescalada, y se concedan este tipo de permisos.

Estas autorizaciones se están otorgando sin ningún tipo de consulta pública, salvo entre las Organizaciones Profesionales Agrarias (OPAs). No parece una manera muy democrática de llegar a este tipo de decisiones. La sociedad nos está respaldando porque en unos pocos días hemos logrado más de 1000 firmas que entregaremos a Concha Andreu, José Luis Rubio y Ana Leiva, los responsables de este asunto.

Si vamos al fondo del asunto, resulta que se han cazado desde la temporada 2005/2006 a 2018/2019 cerca de 10.000 zorros. Se trata de una de las especies que depreda sobre los conejos. No parece algo muy razonable. Tampoco parece muy conveniente que se cacé el lobo en La Rioja hasta un máximo de 5 ejemplares al año, aunque no se llega a esta cifra porque apenas hay lobos.

Consideramos que tiene que haber un cambio radical en la gestión de la caza dejando de autorizar la caza de lobos y zorros.

Modelo Lotka-Volterra. Fuente: Crónicas de fauna

Si alguien en La Rioja piensa que estas autorizaciones de caza, fuera del período hábil, solucionan algo está equivocadísimo. La caza menor se ha desarrollado desde el 12 de octubre de 2019 al 31 de enero de 2020, casi 5 meses y todavía el sector primario no la considera suficiente. Por otro lado, desde el 1998 al 2019 se han pasado de 14.911 a 10.159 licencias de caza. Por lo tanto, podemos afirmar que la caza no es una solución.

También el sector primario riojano debe dar un salto hacia adelante, disminuyendo el empleo de fitosanitarios, empleando cubiertas verdes y facilitando refugios para los depredadores en linderos y pequeñas parcelas. Este es el camino correcto y cualquier otro tipo de solución son parches.

Amigos de la Tierra La Rioja defenderá el fin de la caza de los depredadores (lobos y zorros) y demandará los cambios anteriores al sector primario de nuestra región estemos o no presentes en el Consejo de Caza.

En Logroño, 5 de mayo de 2020