Vivimos en tiempos tormentosos en este inicio de año, donde cada colectivo reclama no quedarse atrás. Los trabajadores reclaman que su sueldo no se descuelgue de la subida de precios, los jubilados que su pensión no se desvincule del IPC, los empresarios menores impuestos para sufragar los crecientes costes…

Sea cual sea el lado de dónde nos encontramos y enfrascados en la defensa de nuestros propios intereses hay un altavoz ciego que grita cada vez con más fuerza y a que a pesar de que cada vez su presencia se hace más notable parecemos ignorar: la naturaleza.

En las ciudades, donde tendemos cada vez a agruparnos más nuestra sordera con respecto a sus reclamaciones se agudiza, pero sin embargo en Logroño, al igual que en otras muchas grandes urbes tenemos un representante de la naturaleza muy notable, que responde al nombre de Río Ebro.

En los últimos años hemos tenido la sensación de que los “sustos” en forma de crecida de caudal cada vez han sido más frecuentes y cabría preguntarse ¿Qué posibilidad hay de que barrios pegados a la ribera (Como es el caso de El Campillo) se inunden en una avenida del Río?

En la más fuerte de las crecidas de este siglo, sucedida en el año 2003, las instalaciones de Las Norias o del Adarraga fueron “tragadas” por el cauce del río. En aquel momento los aledaños del río apenas contaba con 10 edificios habitados pero ¿Cuáles serían las posibilidades de que ese evento se repitiera y cuáles serían los daños ahora que lo habitan miles de personas?

Desde entonces, las contenciones de respiración se han sucedido, como las ocurridas en 2008, 2015 y 2019 . Pero un día el Ebro nos meterá un gol por la escuadra trayendo en el vendaval de su crecida, cuantiosas pérdidas económicas y de la fauna y flora que habita en sus riberas.

La Confederación Hidrográfica del Ebro, nada sospechosa de ser una activista antigubernamental ya ha alertado de que en los últimos 20 años se han registrado en tres ocasiones caudales superiores a los 2600 metros cúbicos, medidos en Zaragoza (sede central de este organismo), datos que no se llegaron a alcanzar en el periodo anterior (1980-2000). En un artículo reconoce que la transformación de la cuenca para usos residenciales, infraestructuras y explotación de nuevos regadíos en la llanura de inundación del río está alterando su curso natural.

¿Podrían convertirse Miranda de Ebro, Logroño o Zaragoza en la Alemania de 2021, con un reguero de 200 fallecidos a su paso? Según los expertos en clima de la ONU estamos jugando con fuego para que tal catastrófica posibilidad llegue a producirse, ya que el proceso de calentamiento global se está acelerando, extremo confirmado por los científicios de World Weather Attribution (Organización Mundial del Clima) que avisa que inundaciones como las sucedidas en Europa Central el pasado verano son nueve veces más probables en el actual contexto de actividades humanas .

Si no queremos hacer caso a los consejos de los científicos y nos gusta mirar más hacia el refranero popular, este tampoco escatima en frases <<Cuándo veas las barbas de tu vecino pelar, pon las tuyas a remojar>>.

Sea cual sea el enfoque, el Gobierno de España por medio de la CHE, administración competente en la gestión del río haría bien en reconsiderar la estrategia de ir “humanizando” la ribera del río como si no pasara nada, a fin de asegurar la seguridad y el bienestar de las personas y seres vivos de las localidades que atraviesa el Ebro. Un plan igualmente interesante desde un punto de vista económico, pues no hay mejor estrategia que un futuro sin sobresaltos.

 

Logroño, 21 de febrero de 2022

Zorro atropellado en carretera local en Aldeanueva de Ebro (La Rioja)

El zorro rojo o común (Vulpes vulpes) es una de las dos especies de cánidos salvajes presentes en la España peninsular. Esta especie de zorro vive en casi todo el continente euroasiático y es el mamífero salvaje de más amplia distribución en el mundo, tras el ser humano. El motivo principal de la persecución desmedida del zorro tiene sus raíces en una incierta mala fama derivada de prejuicios hiperbólicos de algunas zonas rurales, así como en las campañas pre-democráticas de incentivos por el control letal de las mal llamadas alimañas, todo lo cual contrasta con la importancia sociocultural que atesora la especie y sus hazañas recogidas en forma de fábulas, imaginario popular, etc. Los cazadores le persiguen, a su vez, por el presunto impacto de este carnívoro sobre algunas especies cinegéticas, particularmente, en los efectivos de las poblaciones de conejos, liebres y perdices. Sin embargo, el factor del declive principal de las poblaciones cinegéticas de caza menor no son los depredadores, sino el manejo perverso de los hábitats por actividades agroganaderas intensivas, la caza abusiva, las enfermedades y las condiciones climáticas adversas.

Todos los trabajos científicos modernos sostienen que poblaciones de zorros proporcionan servicios ecosistémicos de incalculable valor en un escenario en el que es acuciante la correcta gestión para la preservación de la biodiversidad. Su rol como dispersores de primer orden de semillas proporciona en áreas antrópicas y fragmentadas el mantenimiento de la diversidad genética de las poblaciones de vegetales, restaurando un flujo génico en ambientes en el que sería escaso o inexistente. Este cánido salvaje forma parte de la estampa habitual de nuestros paisajes, es una especie clave ecológicamente para el control de insectos, roedores y crías de pequeños ungulados (como las de corzo y ciervo), constituye un regulador natural de una amplia variedad de organismos que potencialmente pueden causar epizootias y hasta un escudo contra pandemias. El zorro es el mejor raticida natural y gratuito para los intereses agrícolas, ya que una familia entera de este animal puede consumir miles de ratones cada temporada. Además, no necesita acciones humanas para su control poblacional, porque como todas las especies, tiene depredadores naturales (búhos y águilas reales, lobos, entre otros) y numerosos factores de mortalidad no natural provocada por la presión humana creciente (atropellos, caza ilegal, ataques de perros, etc.).

De cualquier estudio riguroso, cabe deducir que no existe una clara necesidad de gestión cinegética generalizada del zorro en España, al menos en cuanto a conflicto por recursos con el ser humano y que en todos los planes de ordenación cinegéticos se omiten los valores ecosistémicos clave que proporciona. El tamaño y las tendencias poblacionales son desconocidos en el territorio de La Rioja por la ausencia de trabajos que así lo acrediten, aunque se reconozca que la población de zorros se encuentra actualmente extendida de forma generalizada. Pero la sociedad riojana del siglo XXI demanda un cambio de paradigma en la gestión de nuestra fauna salvaje, y la consideración de la caza como herramienta prioritaria de gestión es un asunto temerario por la importancia ecológica y los servicios que nos proporcionan algunos animales, como los zorros. Más de 10.000 personas han apoyado la campaña de change.org emprendida por Amigos de la Tierra de La Rioja demandando el cese de la caza del zorro. Países como Luxemburgo tienen vedada la caza del zorro. Desde nuestra organización solicitamos la inclusión de oficio del zorro rojo (Vulpes vulpes) en el Anexo del borrador de “Ley de Biodiversidad y Patrimonio Natural de La Rioja” que desarrolla el “Listado Riojano de Especies en Régimen de Protección Especial”, por los servicios ecosistémicos y el valor cultural de la especie. Solo así el Ejecutivo de Andreu y la Consejería de Dorado demostrarían un compromiso real y efectivo en la conservación de nuestro patrimonio natural.

En Logroño, 19 de febrero de 2022

El paraje de Cofín es un paraje natural de tipo estepario situado al noroeste Alfaro de unas 1.500 hectáreas comprendido entre la autopista AP68 y la localidad alfareña. Se trata de un entorno salino, poco productivo agronómicamente, que además alberga algunas zonas húmedas en su interior, y que, en los últimos tiempos, el cese de la actividad humana le ha permitido evolucionar hacia sus etapas naturales, transformándose en estepas que atesoran una enorme biodiversidad y originalidad por su singularidad ecosistémica en el valle del Ebro y en la Rioja, en particular.

Este territorio alberga más de 50 especies protegidas nacional y regionalmente, incluidas en Convenios (Convenio de Berna) y Directivas internacionales (Directiva Aves y la Directiva Hábitats). Ello obliga a las administraciones públicas a tomar medidas de conservación especiales en sus hábitats, con el fin de asegurar su supervivencia y reproducción. Debemos destacar en ese sentido la presencia de especies de aves esteparias catalogadas nacionalmente por su grado de amenaza en el Real Decreto 139/2011 (LESRPE y Catálogo Español de Especies Amenazadas) a nivel nacional, y regionalmente también, como la ganga ortega (Pterocles orientalis), ganga ibérica (Pterocles alchata), sisón común (Tetrax tetrax), cernícalo primilla  (Falco naumanni), aguilucho cenizo (Circus pygargus), milano real (Milvus milvus), alcaraván (Burhinus  oedicnemus),  collalba  rubia (Oenanthe hispanica), terrera marismeña (Alaudala rufescens), entre otras. Además, las zonas húmedas puntuales de este espacio incluyen poblaciones de los amenazados escribano palustre (Emberiza schoeniclus) y bigotudo (Panurus biarmicus), entre otros. Estas especies, esteparias y de zonas palustres, desaparecerán si se destruyen sus hábitats, que están particularmente amenazados por la industrialización intensiva energética que se proyecta a través de instalaciones fotovoltaicas y solares.

En noviembre de 2020 solicitamos -de forma preliminar, y sin éxito- al Gobierno regional la ampliación del Área Natural Singular del Carrizal de Cofín (un pequeño humedal de 142 hectáreas), a toda la zona, mediante la integración de todas las áreas esteparias circundantes. Pero dada la existencia de hábitats y especies protegidas de interés comunitario, hemos solicitado al Ejecutivo que inicie el procedimiento para la evaluación de la inclusión de las 1.500 hectáreas de Cofín como espacio natural de la Red Natura 2000 (ZEC y/o ZEPA), con el objetivo de que ese territorio tenga un marco de protección ambiental europeo que permita la evaluación periódica del estado de conservación de dichos valores, y sobre todo, se aprueben medidas destinadas a restituir a a un estado de conservación favorable a las especies y hábitats que alberga.

Esta medida de protección ambiental y el régimen preventivo que ello supone, podría contribuir a frenar la especulación energética en forma de aerogeneradores y placas solares que asola a las escasas zonas esteparias de la Rioja. Nos llama la atención que esta iniciativa no haya sido efectuada de oficio tiempo atrás por la Consejería de Sostenibilidad y Transición Ecológica de Dorado, y tengamos que ser Amigos de la Tierra de La Rioja los que promovamos y solicitemos la protección ambiental de este territorio.

En Logroño, 15 de febrero de 2022

El 21 de marzo de 2020 Amigos de la Tierra La Rioja cursó denuncias por el vertido de aguas residuales a una acequia de Villamediana de Iregua. A esa denuncia habría que añadir otras más cursada por el Seprona de la Guardia Civil en septiembre de 2109 y el 3 de junio de 2020 por hechos similares. Ha pasado el tiempo y la Confederación Hidrográfica del Ebro ha decidido archivar nuestras denuncias, al igual que hizo con las del Seprona.

No creemos que sea de recibo archivar estas denuncias dado que la contaminación producida es recurrente, lo cual es especialmente gravoso cuando los vertidos se realizan en estiaje.

Creemos que la CHE considera estos hechos como un “tema menor” cuando lo que sucede es que esos vertidos acaban finalmente en el río Iregua, lo cual puede implicar un riesgo notable en la salubridad humana, ambiental y en los cultivos de los regantes. No podemos permitirnos seguir contaminando el medio natural dado que ello provoca que tengamos unos ecosistemas cada día más degradados. De esta manera, es muy difícil que podamos plantearnos la conservación de nuestros ecosistemas e incluso la protección y recuperación de especies tan sensibles a la calidad ambiental de nuestros ríos y sus aguas, como el visón europeo u otros (desmán ibérico, castor europeo, náyades, nutrias, etc.).

Por todos estos motivos hemos decido solicitar a la CHE que no archive la denuncia y que busque en todo momento la solución a los vertidos.

En Logroño, 3 de febrero de 2022.

La última crecida del Ebro ocasionó importantes inundaciones, pero el proyecto Ebro Resilience tiene por objetivo evitarlas, inundando espacios que se están devolviendo al río. La pregunta que nos debemos realizar es si el proyecto Ebro Resilience es suficiente o no. Nuestra respuesta es que no. Creemos que se queda corto y que la única alternativa es ampliar este proyecto con el objeto de devolver espacio al Ebro.

Podemos plantearnos realizar defensas más fuertes pero la fuerza del agua es muy difícil pararla, al final revienta alguna defensa y se ocasionan daños. Es necesario realizar actuaciones en zonas donde año tras año se comprueba que se producen inundaciones. Estas actuaciones pasan por devolver espacio al Ebro. No podemos mirar para otro lado o esperar a la próxima crecida del Ebro.

En los municipios ribereños del Ebro la superficie agraria respecto al total de sus términos municipales es muy alta. Devolviendo territorio al Ebro se disminuiría la intensidad de las crecidas, las laminaria, se lograría recuperar espacios de riberas inexistentes en algunos municipios o reducidos a la mínima expresión.

En definitiva, la recuperación de espacio para el Ebro supone una recuperación de espacios naturales para el conjunto de la sociedad y eso es sumamente positivo.

En Logroño, 15 de enero de 2022

Tarda una media de 16 años en aprobar un plan de recuperación de especies amenazadas

En España, el marco nacional de protección de la biodiversidad está regulado por la Ley 42/2007, la cual crea el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y Catálogo Español de Especies Amenazadas. Este listado fue aprobado por el Real Decreto 139/2011, el cual incluye a todas las especies protegidas en nuestro país. Dentro de ese RD 139/2011, existen más de 100 especies de vertebrados terrestres protegidos y catalogados como amenazados por su probabilidad de extinción, de los cuales, al menos 22 taxones, están presentes en la comunidad autónoma de La Rioja. La normativa general española exige a las autonomías aprobar para todas las especies catalogadas un plan de conservación y/o recuperación en unos plazos máximos de 3 a 5 años, según la categoría de protección.

Fotografía de David Fernández Altuzarra. Visón europeo en cautividad en el Zoo de Madrid

Fotografía de David Fernández Altuzarra. Visón europeo en cautividad en el Zoo de Madrid

Un artículo reciente publicado en la revista científica internacional Journal for Nature Conservation (1) realiza una revisión profunda sobre el grado de cumplimiento de esas exigencias legales nacionales por cada comunidad autónoma. Y los datos que ofrece dicho estudio científico para La Rioja son desoladores y contundentes.

  • La comunidad autónoma de La Rioja tiene a 8 (37%) de las 22 especies catalogadas nacionalmente y presentes en su ámbito administrativo, sin un plan de conservación y/o recuperación aprobado. El grupo de las aves y los anfibios es el peor considerado en ese aspecto.
  • El promedio de tiempo desde que una especie catalogada como amenazada de extinción hasta que se aprueba el necesario y obligado plan de recuperación es de 16 años (la media nacional es de 9 años), lo que sitúa a nuestra Comunidad en el cuarto peor puesto del ranking de las 15 regiones españolas consideradas en el estudio en lo que a tardanza se refiere.
  • La media de tiempo desde que una especie catalogada como vulnerable hasta que el ejecutivo regional aprueba el necesario y obligado plan de conservación es de 16 años (la media nacional es de 10 años), lo que sitúa a nuestra Comunidad en el sexto peor puesto del ranking de las 15 regiones españolas consideradas en el estudio en lo que a tardanza se refiere.

Sorprenden estos datos teniendo en cuenta que La Rioja dispone de fondos económicos para sustentar políticas de conservación activas, es la sexta región en términos de mayor renta per cápita (€) (2018) y que sus ciudadanos ocupan también el sexto lugar entre los más preocupados por la situación del medio ambiente (76,5% de los encuestados; por encima de la media española, según el INE 2008).

Desde Amigos de la Tierra La Rioja instamos a que el Gobierno de la Rioja sea responsable, cumpla con sus obligaciones legales en materia de protección de biodiversidad, y que ponga fin a esos bochornosos datos, aprobando en el Boletín Oficial de La Rioja (BOR) todos los planes de recuperación de las especies amenazadas pendientes a lo que está obligado por el marco vigente.

 

 

La empresa Forestalia ha se presentado a exposición pública dos parques solares en Tauste denominados como TARA (29,56 MWinst/25,70 MWinversores/23,70 MWh) y UMIKO (56,93 MW inst/49,50 MWinversores/46,50 MWn). Dado que se encuentran en Aragón no es cometido de esta asociación informar sobre los mismos. Si que opinamos y presentamos alegaciones contra el tendido eléctrico que atravesará toda La Rioja, desde el sureste al noreste.

La electricidad producida por ambos parques solares se debería evacuar a la subestación de “La Serna” sita en Tudela (Navarra) ó evacuarse a alguna de las subestaciones existentes en Aragón.

Al mismo tiempo, el trazado de este tendido por todo el Valle Riojano supone incrementar los impactos sobre el medio natural y el paisaje. Se trata de una zona donde ya existen numerosas infraestructuras como un tendido de Red Eléctrica de España, la AP68, la N232… esta zona de La Rioja no aguanta más impactos.

Podemos enumerar los impactos sobre numerosas aves, pero los más destacables los tenemos sobre las aves esteparias y sobre el águila perdicera; todas ellas en peligro de extinción.

También resultan muy esclarecedoras las conclusiones del propio Estudio de Impacto Ambiental que dice: “En conclusión, el incremento de infraestructuras en la zona podría suponer un impacto acumulativo de los efectos negativos sobre las poblaciones de aves, tal y como determinan algunos autores (Drewitt & Langston 2006; Masden et al. 2009; APLIC 2012; D’Amico 2018), ya que algunos de los proyectos colindantes supondrían la creación de una infraestructura de mayor magnitud. Este impacto será tanto más elevado cuanto mayor sea el valor de conservación de las especies potencialmente afectadas (Onrubia et al. 2001)”.

Por lo tanto, solicitamos una declaración de impacto ambiental NEGATIVA para el presente proyecto.

En Logroño, 23 de noviembre de 2021.

 

Finca ya roturada. Seguramente se destine para viñedo.

El Ayuntamiento de Cordovín ha vendido recientemente y mediante subasta las parcelas sobrantes de la concentración parcelaria de esta localidad; con ello desaparece la posibilidad de recuperar algunos pequeños espacios naturales.

Las concentraciones parcelarias tienen como finalidad reducir el número de parcelas, facilitando de esta forma las labores agrícolas y haciendo las explotaciones más rentables. Las superficies sobrantes se agrupan en las fincas sobrantes o la Masa Común que corresponde a los ayuntamientos. En este caso, se entregaron desde Agricultura sin ningún condicionante.

No sabemos si toda o parte de la relación de las parcelas que aparece en el informe adjunto ha acabado mediante venta en manos privadas. No vamos a entrar en quienes las han comprado porque no entra dentro las finalidades de esta asociación. Sin embargo, sí que cuestionamos el conjunto de la venta.

Amigos de la Tierra La Rioja considera que se debería haber mantenido estas parcelas y haber procedido a recuperarlas ambientalmente con vegetación autóctona. De esa forma, se podría haber recuperado el ecosistema original que existió en esta localidad, aunque fuera en unas pocas parcelas.

Lo que planteamos no entra en contradicción con la agricultura, porque las fincas agrícolas abarcan la inmensa mayoría de la superficie agraria útil.

Finca roturada

Esta venta será legal, pero desde un punto de vista ecologista nos parece insostenible por haber impedido la recuperación de ecosistemas de una forma muy parcial.

En Logroño, 27de octubre de 2021.

En los últimos días ha muerto un buitre leonado en el Parque Eólico de Raposeras (Calahorra). Puede parecer una cuestión menor, pero se trata de una especie contemplada en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial del Catalogo Nacional de Especies Amenazadas.

No se trata de un parque eólico donde no se produzcan episodios de mortalidad. De hecho, se produjo durante sus primeros 5 años de vida la muerte de 82 buitres leonados, 8 milanos negros, 6 cernícalos… hasta 141 aves y murciélagos.

Fuente: Asociación Profesional de Agentes Forestales de La Rioja

La administración regional decía el 27 de enero de 2020: “Se tiene previsto durante 2020 realizar una evaluación de dicha mortalidad que proporcione información de conjunto para definir unas líneas de gestión. Asimismo, se realizará el seguimiento sobre una muestra seleccionada de la mortalidad en los dos parques eólicos que acumulan un mayor número de incidentes (Raposeras y Gatún 1 y 2)”.

 

Nuestra asociación solicito medidas inmediatas el 26 de marzo de 2020 ante lo cual recibimos el SILENCIO POR PARTE DE LA CONSEJERÍA DE SOSTENIBILIDAD Y TRANSICIÓN ECOLÓGICA.

 

Amigos de la Tierra La Rioja ante la actual situación vuelve a reiterarse en el escrito presentado hace más de 1 año ante esta Consejería, en el cual pedíamos medidas urgentes para frenar esta mortalidad de aves y murciélagos.

 

En Logroño, 29 de septiembre de 2021.

 

  • Nota la fotografía está extraída de https://twitter.com/APAFORIOJA/status/1442020345930608652?s=20

APAFOR ha autorizado su uso para esta web, RRSS… de esta asociación.

Durante el pasado mes de agosto y septiembre se ha estado vertiendo lodos de depuradora en una parcela situada en las inmediaciones del Área Natural Singular de Cofín en Alfaro. Esto constituye una práctica que se está produciendo en toda La Rioja y que respetando determinadas condiciones, es algo completamente autorizable, aunque puede ser discutible por aportar metales pesados al suelo. En este caso, los vertidos de lodos de depuradora, no sabemos si proceden de otra CCAA, se han realizado sobre terreno con vegetación esteparia.

Los ecosistemas esteparios han ido desapareciendo de Alfaro y la presente finca sería susceptible de ser incluida en el Área Natural Singular de Cofín. La situación de la fauna esteparia es tremendamente delicada, de hecho, a pesar de un existir un Plan de Recuperación de la fauna esteparia sus poblaciones están disminuyendo día a día por carecer de un hábitat de calidad. Entre la fauna esteparia se incluyen: Sisón, Ganga ortega, Ganga ibérica, Alcaraván, Aguilucho cenizo…

En la denuncia que plantearemos a la administración regional pediremos que esta zona esteparia no pueda ser roturada, que se retiren los lodos de depuradora vertidos y que se incluya esta zona dentro del Área Natural Singular de Cofín al igual que ya solicitamos en su día.

Creemos que la administración debe tomarse en muy serio la situación de las estepas riojanas y de la fauna esteparia limitando sobre todo los usos, como transformaciones en regadío, viñedos, frutales… Siendo esta localidad la que tiene un mayor término municipal de toda La Rioja, se podrían desarrollar las anteriores actividades en otras zonas sin ocasionar daños sobre las últimas estepas riojanas.

En Logroño, 13 de septiembre de 2021.